¿Cómo saber si eres victima de tu propia mente?

En ocasiones ser víctima de nuestra ignorancia, del no ver con claridad, es lo que más nos impulsa a un mundo lleno de caos, donde el caos proviene de la creación misma de nuestro ser, que se ha dejado llevar por pensamientos del pasado, pensamiento de limitaciones, pensamiento que te hacen creer que no tienes el poder de cambiar tu vida, que todo lo que te pasa es culpa de otro, y es que comprender el mundo así te hace ser victima de ti mismo, victima de tu mente que ha sido mal educada. Te hace ser víctima de tu mente llena de límites impuestos.

¿Te has puesto a pensar que sería de tu vida si tuvieras el poder para cambiarlo todo? Para cambiarte a ti mismo, para sentirte diferente, para sentirte pleno, ¿para verte pleno?

Pues la respuesta es más simple de lo que crees, probablemente siempre has creído que es imposible, que no puedes hacer nada al respecto. Que si no cambio esto mi mama aquello, que si mi pareja, que si mi jefe, que si mi gato, que si la vida, que si el presidente que si la cultura, que si viviera en otro lugar, que si lo externo fuera diferente yo podría ser diferente… Y es que siempre nos enseñaron a fijarnos en lo externo, en encontrar culpable, y en pedir y controlar a los demás, en creer que cambiando a otros iba a cambiar tu situación actual, cambiando las experiencias externas ti, es decir todo lo que te rodea, podrías cambiar tú en tu interior podrías llenarte de vida  y plenitud, te han hecho pensar que  la felicidad  y el  la plenitud es algo que debes encontrar allá afuera , con cosas  materiales,  obteniendo cosas  o dejando cosas, pero jamás a resultado  del todo cierto. Dime cuando fuiste realmente feliz, ¿cuándo te compraste tu carro nuevo? ¿Cuándo obtuviste por primera vez el móvil del año? ¿Cuándo te regalaron eso que tanto anhelabas tener? Pero dime, ¿cuánto tiempo paso para que ya no te sintieras completo y encontraras otro que tener? Otra cosa, otro objeto, otra “meta”. Sientes que tu vida sin metas no tiene sentido, sin algo que lograr no me siento lleno. porque lograr pequeños objetivos te da pequeñas satisfacciones, pero en el transcurso, el recorrido a ese objetivo, ¿Lo disfrutas realmente? ¿Lo vives lleno de plenitud, felicidad, paz y armonía? ¿O solo esperas ese instante y el resto sigue siendo un mundo complejo lleno de caos y situaciones que te hacen sentir muy mal y constantemente vacío?

Pues esto es lo que pasa usando el pensamiento limitante que nos han impuesto en la sociedad, en el mundo. Y lo peor de todo es que lo creemos tan ciegamente, que no somo capaces de ver otra posibilidad, de cuestionar como hemos hecho todo en este mundo, no podemos concebir que las cosas puedan ir mejor de otra manera, y mucho menos una manera que no tenga ni sacrificio ni dolor, y es que sin ellos no hay recompensa ¿no?

¿No es eso lo que te han enseñado? Nos han educado para ser simples parásitos dependientes del tener, sin vida, solo para ser entes que viven por un objetivo, a quienes les vendieron una creencia de felicidad, he incluso les dijeron que buscándola se sentirían como un ser completo que no sentiría nada de lo que siente hoy, que se sentirán mejor. Y vives tu vida pensando que no quieres sentirte así, vacío, solo, pobre, rechazado, diferente, traicionado o como te sientas en este instante.

SER víctima de tus pensamientos es cegarte completamente a ellos, cerrarte completamente a lo que te contaron y no ver la posibilidad de que en tu mundo podría haber algo mejor.

¿Has sentido que no debería ser así el mundo?, ¿tienes una lucha interna constante con lo que es y lo que sientes que debería ser? ¿No sabes que quieres realmente y sientes que ya nada te llena?, ¿estás buscando constantemente otra forma de hacer las cosas porque no puedes más con la vida “NORMAL” que otros dicen que debes vivir?

Pues eso es lo que hacemos muchos, pero sin conocer realmente que es eso que nos mueve hacia otro camino. Cuando decides adentrarte a romper con todas esas creencias impuestas, comienzas a romper tus propios limite, y comienzas al fin a vivir según tus propias reglas, comienzas a ser simplemente como sientes que debes ser y te dejas libre. Es ahí cuando dejas de ser víctima de tu pensamiento porque conoces, entiendes y comprendes que son adquiridos, que son pensamientos impuestos por la sociedad, que son pensamientos que solo te traen infelicidad. Entonces ¿qué hacemos? ¿Los mantenemos o los cambiamos? Los rompemos. Rompiendo esquemas cambias tu vida, te sientes más lleno y dejas de ser un prisionero, dejas de ser una víctima. Comienzas a ser el jinete de tu vida.